• OF
  • I
  • C
  • I
  • N
  • A
  •  
  • D
  • E
  • I
  • N
  • N
  • O
  • V
  • A
  • C
  • I
  • Ó
  • N
  • C
  • Í
  • V
  • I
  • C
  • A
Portada documento #ResidenciaHacker

Ciudades abiertas y aprendizajes de ida y vuelta | #ResidenciaHacker

El acto de colocación de la primera piedra del nuevo parque infantil, cuyas obras han sido adjudicadas a construcciones S.L, se celebrará este miércoles, día 25 de marzo a las 17 horas.

Así rezaría una nota de prensa cualquiera para la inauguración de un rincón de nuestra ciudad cualquiera y así nos podríamos imaginar el acto. Un grupo de señores encorbatados llegan al lugar. Periodistas y cámaras los rodean. Otro señor, el arquitecto, se presenta frente a un gran tablón que muestra el nuevo diseño y se prepara para la presentación pública ante los asistentes. Al finalizar, todos ellos se dirigen a un punto concreto del lugar donde en el futuro habrá un nuevo parque y allí, con las cámaras alrededor más atentas incluso que antes, colocan un pequeño ladrillo junto a la placa que inmortaliza el momento. En el desarrollo de toda esta escena, ciudadanos interesados por el acto vigilaban en la distancia. Un vallado metálico y cuatro agentes de policía se interponían entre ellos y aquel pequeño ladrillo. Los señores encorbatados se marchan, deberán seguir haciendo ciudad en otro rincón de la misma. 

Estamos más que acostumbrados a imágenes como estas. Actos representados en un pequeño escaparate que dan inicio a la construcción de un espacio colectivo del entorno urbano, para futuro uso de la ciudadanía. Pero, ¿hay otras formas de hacer ciudad?

Artefacto en Villafranca | LaCol, 2016
Artefacto en Villafranca | LaCol, 2016

Ejemplos como Sembra Orriols o #CASINOabierto nos dicen que sí. Jornadas en las que técnicos, profesionales, ciudadanía y resto de agentes implicados ponen la primera piedra de un espacio común, esta vez en colectivo. Experiencias basadas en dinámicas de diseño colaborativo recrean los ambientes y posibilidades de uso con los que contará el espacio una vez concluidas las obras. 

Por supuesto no son las únicas experiencias. El diseño con lógicas de prototipado y testeo es algo que lleva años haciéndose en muchísimos lugares del mundo, y todos habremos oído hablar de uno de los últimos casos más cercanos, innovador y polémico a partes iguales, promovido y ejecutado esta vez por una administración pública: la propuesta de peatonalización de Gran Vía en Madrid.   

Los prototipos son primeros modelos o maquetas con los que probar o testear con los usuarios características de la versión final a implementar y con los que poder evaluar de forma empírica el éxito o fracaso de la misma. La idea de prototipo se ajusta con precisión al proceso de diseño colaborativo, donde de forma colectiva ideamos una intervención urbana. 

Los prototipos no solo nos ayudan a imaginar cómo funcionará el espacio en el futuro, nos ayudan sobre todo a conversar sobre él: a sintonizar y focalizar nuestras miradas e ideas en un objetivo común. Cuando somos dos, tres, diez o cientos de personas se hace necesario tener una comunicación efectiva que garantice el diálogo y la transparencia entre todos. Cada uno de nosotros puede estar imaginando algo distinto, pero es el prototipo la herramienta que nos aterriza, a nosotros y a las ideas, y nos resitúa en un mismo diálogo colectivo. Se nos muestra entonces como una realidad palpable y no como la versión inacabada de algo.

La socióloga Saskia Sassen se refiere a las ciudades como abiertas, espacios que cambian de forma en la medida en que las habitamos, y el modo en que las habitamos cambia junto con las transformaciones y necesidades sociales. Por tanto, una ciudad que no es capaz de readaptarse en función de los cambios de sus habitantes se convierte en una ciudad cerrada y excluyente, una prisión que imposibilita la innovación y ahoga las aspiraciones de sus habitantes.

Una de las mayores dificultades vendrá, como enunciamos al inicio del texto, de los nuevos compromisos que se adopten desde la función pública. Técnicos comprometidos que reimaginen y redefinan su labor haciéndola más transparente y accesible se hacen indispensables para una mayor y mejor comprensión de los cambios que en las ciudades acontecen, permitiendo así una mayor aproximación y agregación a los procesos por parte de la ciudadanía. El prototipo como herramienta de diseño no solo muestra esos cambios sino que los canaliza, aprovecha e impulsa, promoviendo una actitud pedagógica en el que aprender a hacer ciudad haciendo. Un aprendizaje de ida y vuelta en el que transformar espacios a través de la transformación de las personas.

Texto extraído del documento Tecnologías de la Participación: Trabajos Previos y Marco Teórico, del proyecto #ResidenciaHacker, desarrollado por CivicWise en colaboración con Medialab Prado, en enero de 2017

Deja un comentario

Otros contenidos

Oficina de Innovación Cívica S. Coop.

Cultura que cura –Concomitentes

Te invitamos a la presentación pública de los resultados de la concomitancia de Tenerife con UCI Pediátrica
Oficina de Innovación Cívica S. Coop.

Encuentro Fiare Banca Ética en Santa Cruz de Tenerife

Fiare y las Finanzas Éticas, una herramienta clave para emprender poniendo la vida en el centro.
Oficina de Innovación Cívica S. Coop.

¿Cuánto cuesta montar un proyecto colectivo?

Abrimos nuestro proceso interno para la exposición “Ecosistemas.zip”, en la que se presentan más de 300 estudios de la generación nacida a partir de 1986.
Oficina de Innovación Cívica S. Coop.

¿Pueden las herramientas digitales facilitar la colaboración?

Compartimos recursos y aprendizajes de la formación sobre herramientas digitales para el trabajo colaborativo.
Pascual Pérez

4 Ideas sobre #MeetCommons ¿Hablamos de participación ciudadana?

Reflexiones sobre participación ciudadana rescatadas del streaming semanal Urbano Humano Live
Oficina de Innovación Cívica S. Coop.

Los cuidados son las madres

Fin de ciclo para OFIC. Les compartimos nuestras aventuras y desventuras en 2021 y lo que está por venir en 2022.